Emigration and Tax Revenue

Yuanyuan Gu, Jhorland Ayala-García

Enfoque

Existe una estrecha relación entre la capacidad de generar ingresos fiscales y el desarrollo económico. Mientras que los países desarrollados recaudan en promedio el 40 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB), los países en desarrollo recaudan entre el 10 y el 20 por ciento. Esta diferencia permite que las naciones desarrolladas proporcionen más y mejores bienes y servicios públicos a sus habitantes. Como resultado, es imperativo explorar los factores que afectan el recaudo tributario para aumentar nuestra comprensión de sus determinantes. Se ha encontrado que variables como la capacidad institucional, el PIB per cápita, la composición de la producción y el grado de apertura comercial son determinantes cruciales de los ingresos fiscales. Por otro lado, según el Informe sobre las Migraciones en el Mundo del 2020, el número de migrantes internacionales ha aumentado en las últimas cinco décadas, de 84 millones en 1970 a 272 millones en 2019, lo que representa el 3,5 % de la población mundial. Entre todos los migrantes en 2019, aproximadamente 141 millones de personas viven en Europa y América del Norte. Este artículo intenta contribuir a esta literatura estudiando el papel de la emigración sobre los ingresos fiscales en los países en desarrollo durante el período 1990-2015.

Contribución

Existen diferentes mecanismos a través de los cuales la emigración puede afectar las finanzas públicas en el país de origen. En primer lugar, los emigrantes representan una proporción de la fuerza laboral que suele tener un alto nivel educativo, y el 74 % de ellos se encuentra en el rango de edad laboral de 20 a 64 años, lo que representa una pérdida de capital humano y productividad para los países de origen. En segundo lugar, una menor fuerza laboral en el país de origen puede reducir la recaudación del impuesto sobre la renta dado que la población de mayores ingresos está emigrando. Finalmente, los emigrantes envían dinero a los países de origen en forma de remesas, lo que aumenta el consumo y los ingresos fiscales pagados en bienes y servicios. Este artículo sigue un enfoque de dos etapas donde, en la primera etapa, aprovechamos un instrumento exógeno variable en el tiempo para la tasa de emigración. Este instrumento variable en el tiempo se construyó con un modelo de pseudo-gravedad donde la emigración total depende de las características geográficas diádicas y las interacciones temporales que capturan el cambio tecnológico en la industria del transporte aéreo.

Nuestros hallazgos indican que el impacto positivo en los impuestos al consumo compensa el efecto negativo en los ingresos por impuestos a la renta y corporativos

Resultados

Nuestros resultados indican que la emigración aumenta la recaudación fiscal total en los países en desarrollo, con efectos heterogéneos según el tipo de impuesto. Por ejemplo, encontramos que los ingresos por impuestos sobre la renta y corporativos disminuyen con una tasa de emigración más alta, mientras que los impuestos sobre bienes y servicios y el IVA aumentan con una tasa de emigración más alta. Estos resultados no cambian bajo diferentes controles de robustez. Un emigrante más por cada 1000 nativos puede aumentar la recaudación de impuestos sobre bienes y servicios per cápita en USD 4,6 mientras reduce la renta per cápita la recaudación de impuestos per cápita en USD 0,9. El efecto positivo en la recaudación del impuesto sobre bienes y servicios per cápita compensa el impacto negativo en la recaudación del impuesto sobre la renta per cápita, lo que permite que la recaudación total del impuesto sobre la renta per cápita aumente en USD 2,5. En general, los resultados parecen sólidos en diferentes especificaciones. Nuestros hallazgos indican que el impacto positivo en los impuestos al consumo compensa el efecto negativo en los ingresos por impuestos a la renta y corporativos.

Autores

Yuanyuan Gu
Nankín, China
Jhorland Ayala-García
Cartagena
Investigador Junior